News

Cómo superar el síndrome posvacacional

Cómo superar el síndrome posvacacional

Aprende cómo superar el síndrome posvacacional y aprovechar la energía de septiembre con estos 7 propóstios REALISTAS que te planteamos.

No queremos más planes. Ya hemos tenido suficientes en vacaciones y además no se nos ocurren nuevos y originales. Entonces, ¿qué podemos hacer en el mes de septiembre? ¡Muy sencillo! ¡Tenemos que lanzarnos a hacer cosas nuevas, cambiar hábitos, adoptar otros e intentar ser la mejor versión de nosotros mismos!

¿Demasiado azúcar? Vale, hemos sonado demasiado motivados. Pero no. Por muy cuquis que seamos, nunca nos convertiremos en unos abanderados del poder del amor y el positivismo. Arggh.

Es la influencia de septiembre que nos hace venirnos arriba. Después de un agosto de excesos y placeres y de volver al trabajo con cero ganas, llega esta fase de motivación. Del YES I CAN.

Seguro que llevas todo agosto diciéndote: esto el 1 de septiembre ya no lo hago.

¿Ves? El poder. Las promesas de verdad se hacen cuando acaba el verano.

La energía surge de repente y tenemos que estar atentos para aprovechar su filón.

Por eso no os vamos a proponer planes que hacer en septiembre con poco dinero. Esos planes ya sabemos que son ver pelis, cenas en casa y juegos de mesa. Os vamos a proponer los REALISTAS Y AUTÉNTICOS PROPÓSITOS PARA SEPTIEMBRE Y COMO CUMPLIRLOS. (Bueno, como intentar no dejarlos la primera semana).

  1. Bebe más agua.

¿Qué creías que íbamos a empezar por apuntarte a chino? Realismo, amigo. Realismo.

Beber agua es una de las mejores cosas que podrás hacer en tu vida. Y no exageramos porque estemos motivados, es así. No hemos inventado nada. Es bueno para los riñones, para la piel, para tu dieta y para todo.

Y esto no implica beber como un loco. Come más fruta, bebe té o de primero prepárate gazpacho o sopas. Qué healthy eres.

Al menos tendríamos que beber unos 2 litros de agua al día (entre todo lo que comemos/bebemos) y estamos seguros que muy pocos los cumplen. Aunque hay quienes dicen que todo esto son milongas, así que si no lo haces por el agua, hazlo por la fruta.

Tu implicate en el "Mens sana in corpore sano" y ya estaría.

  1. Lee antes de dormir.

La gente ya ni tiene libros adornando las mesitas de noche. Un feo que no podemos hacerle a nuestro cerebro. Dale alimento a tu mente leyendo al menos 10 páginas antes de irte a dormir. Son 10 minutos y créenos, puedes no ver esos stories a cambio de leerte un par de páginas. Lo segundo te aportará más que todos los stories juntos de todos los usuarios de Instagram en bucle.

Hay que subir la media nacional, ¡es un bien común!

  1. Estira al despertarte

Apaga la alarma y empieza a estirajarte. Es bueno para el cuerpo y te despejará más que mirar empanao a tus zapatillas en el suelo. O de coger el móvil nada más abrir los ojos porque es lo primero que quieres ver cuando te levantas. Eres un romántico.

Retuércete, levanta el culo, dobla el cuello, sé creativo. Nos da igual cómo, lo importante es hacerlo.

Sin darte cuenta habrás inventado un nuevo concepto de Yoga. Y, ¡eh! ¡Estarás bien despierto!

De nada 😉

  1. Recoge tu habitación por la noche

Aquí hay mucho por hacer. Esta no es tan fácil. La montaña de ropa que hay en la silla y que por la noche parece un vampiro no se va a guardar sola. Esto trae cola y puede ser un reto infinito. Pero vamos a empezar por una rutina sencilla.

Recoger la habitación por la noche y preparar las cosas que necesites al día siguiente hace que por la mañana tu humor no sea el de un monstruo descorazonado. Es la manera más rápida de que al día siguiente te despiertes entre tus estiramientos rodeado de pajaritos y con música de cuento de hadas.

Tú mismo te reconocerás que eres un crack por haberlo hecho todo con antelación y empezarás el día mucho mejor.

La conciencia que es muy agradecida.

  1. Deja el móvil de lado

Todo el mundo habla de lo enganchados que estamos a los móviles. No los soltamos. Chateamos, subimos fotos a Instagram, nos hacemos selfies, nos grabamos unos stories to guapos, jugamos a juegos, ¡ah! Y hablamos por teléfono. Demasié.

Proponte una desintoxicación. Es un vicio y como todo vicio hay que saber tratarlo. Si todavía no admites que tienes un problema, ya sabes en qué fase estás…Siguiente: aceptación.

  1. Búscate un nuevo hobbie

Añadimos dificultad, pero tampoco nos pasamos que es septiembre y viene motivado. Es fácil si tienes pocos hobbies o es difícil si los abarcas todos. ¡Relájate!

Observa a tus amigos y prueba a hacer cosas que hacen ellos. Pasarás tiempo con gente que quieres, mimarás la relación y encima estarás cumpliendo este propósito. Madre mía, 3 en 1.

Pádel, pelis y series nuevas, juegos de mesa, senderismo, escalada, bachata,… ¡hazte con todos!

  1. Usa zapatillas. No vayas descalzo.

Por favor. Nos rompería el corazón. No vayas descalzo por casa. Madres y padres de todo el mundo no pueden estar equivocados. Usa zapatillas de estar por casa y aprende a ser civilizado. Ayuda en el mantenimiento del suelo y tus pies estarán calentitos y contentos al pisar entre nubes de algodón y no fichas de Lego.

Te dejamos a mano nuestra nueva colección para que le eches el ojo.

Ponerlo fácil ha sido y será siempre nuestro lema. 

 

Sé mejor persona y cambia tu vida. ¡Es septiembre y nosotros te apoyamos!